02-01-2017

El plan para la Poza de Navia "ralentizará" su colmatación, pero no la eliminará

Las actuaciones contempladas en el proyecto para recuperar el espacio de la Poza de Navia no constituyen una solución definitiva para este espacio. Servirán, eso sí, para ralentizar la colmatación de la laguna y "desacelerar los procesos y la velocidad de la dinámica actual" que están llevando a este paraje singular a su destrucción. El plan, que se encuentra en proceso de información pública hasta dentro de diez días, contempla una inversión total de 457.000 euros y un plazo de ejecución de los trabajos de cuatro meses. El objetivo es recuperar el flujo de agua entre la Poza y la ría de Navia, para lo cual se abrirá un canal de más de veinte metros en el espigón,bajo el paseo marítimo.

El proyecto ha sido elaborado por la empresa Getinsa-Payma por encargo de la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales. En su concepción se han seguido las directrices marcadas por el Instituto de Recursos Naturales y Ordenación del Territorio (Indurat), un organismo dependiente de la Universidad de Oviedo, que estudió a fondo las particularidades de este enclave. Ahora es la Demarcación de Costas en Asturias dependiente del Gobiemo Central, quien publica el proyecto, puesto que es la encargada de su financiación y ejecución.

"Los procesos responsables de la tendencia evolutiva de la Poza hacia la colmatación sedimentaria no pueden eliminarse. El problema no se erradicará; tan sólo será posible ralentizarlo, desacelerando los procesos y la velocidad de la dinámica", señala el documento en su introducción. Así las cosas, se explica que se abrirá un hueco en el dique, demoliendo unos 25 metros, para fomentar la dinámica entre el río y la Poza "y favoreciendo la Influencia mareal" en el interior de la laguna, para así recuperar el ambiente salobre de la misma.

El paseo marítimo, que discurre sobre el mismo espigón, no se verá afectado, puesto que se instalará una pasarela "que salvará toda la apertura sin apoyos intennedios". Además, se pretende reconstruir la escollera situada al este del dique, a fin de minimizar los aportes de arena durante los temporales.

El proyecto detalla que la empresa adjudicataria de los trabajos "deberá organizar la ejecución de las obras de modo que se pueda mantener el uso y disfrute de la zona por parte de los visitantes, especialmente en el periodo de verano". Por ello, y para evitar molestias, las restricciones se deben limitar a la propia pasarela y a la zona arenosa cercana durante la ejecución de los trabajos.

De forma paralela, y para favorecer aún más el paso de agua entra ambos espacios, se procederá al dragado de la zona entre la ría y la Poza. Se rematará así el canal que facilitará el flujo de sedimentos durante los episodios de vaciado y llenado de la laguna. El canal, se explica en el plan, deberá tener una pendiente de un uno por ciento hacia la ría, y una anchura equivalente a la abertura que se realizará en el dique.

Esta actuación es una de las más esperadas en el concejo, puesto que en los últimos años el paraje de la Poza ha sufrido un grave deterioro, causado por la colmatación de arena, que lleva a una menor regeneración de las aguas y a su estancamiento. Sin embargo, aún no hay fecha anunciada para el inicio de los trabajos, que ahora dependen del Ministerio de Medio Ambiente.

"Es una solución razonable en lo técnico, y creo que duradera. Aunque digo por delante que se necesitará siempre un mantenimiento para preservar este entorno tan importante", advierte el alcalde de Navia, Ignacio García Palacios, que cree que el proyecto "es muy Importante, desde el punto de vista del ocio, pero también desde el medioambiental". Sobre los plazos el regidor no quiere aventurarse.

Acceda a la noticia pulsando aquí